Blog

jma
23/01/2017
Exposiciones-Zoos No hay comentarios

La muestra de reptiles más grande de Europa. Familia Durand.

La familia Durand reúne en Burgos la muestra de reptiles más grande de Europa, un recorrido que permite ver las singularidades de especies imposibles de localizar en nuestro entorno.

animales excepcionales

La familia Durand lleva la friolera de 40 años en ruta por Europa desde que el abuelo Pierre inició el viaje de su vida con La Faune Reptilienne, la exposición itinerante de reptiles «más grande» del continente. ¿Echar raíces? Imposible. Su patria es la carretera y las ciudades en las que hacen escala. Todo sea por los animales, explica el nieto del fundador -también llamado Pierre-, ya que «tienen que estar en buenas condiciones» y «aguantan tres o cuatro días como máximo» en los terrarios de transporte.

Ocho años después, la muestra aterrizó hace varias semanas por segunda vez en Burgos con el mismo cometido que en cualquier otra parada: sorprender a propios y extraños con su colección de 150 reptiles, que alberga especies «muy excepcionales» como las tortugas gigantes de las Seychelles, imposibles de encontrar en cualquier otra muestra de similares características.

Una imponente carpa de 400 metros cuadrados ubicada en el parking exterior del centro comercial Camino de la Plata que acoge ejemplares únicos como boas constrictoras -«la más grande mide seis metros»-, varanos australianos o un colosal alligator americano de más tres metros y 150 kilos que llegó a Burgos el 19 de diciembre. En este último caso, tanto él como su compañero de terrario fueron sometidos a un «periodo de adaptación» de «dos o tres días» para impedir que se agredan entre sí.

Ampliar la colección no es fácil, sobre todo a la hora de hacerse con determinadas ejemplares como los varanos, ya que «hay muchos zoológicos que están detrás de ellos, pero nadie lo consigue porque hay muy pocos criadores en Europa». También hay que tener en cuenta los múltiples trámites derivados de la compra o recogida de los reptiles. Por ello, antes de cerrar un acuerdo, esta pequeña empresa familiar comprueba exhaustivamente su estado de salud y la documentación, que «es lo más importante».

Los nuevos ‘fichajes’ requieren además un proceso de adaptación adecuado a sus condiciones. «Preparamos un terrario especial para cada especie con unos 10 días de antelación. Si es desértica tenemos que poner decoración desértica, luz adecuada…», desgrana Durand en alusión a los «parámetros» que deben cumplirse para que los reptiles encuentren un ambiente lo más parecido a su hábitat natural.

Y qué decir de la «logística», sobre todo en lo que al transporte se refiere. Con una flota de 9 camiones, tan solo los traslados acarrean unos «gastos astronómicos» que obligan a diseñar rutas de proximidad entre paradas. En este sentido, subraya que su gira española -tres años lleva ya en activo- se desarrolla por regiones, tratando en la medida de lo posible de no superar «100 o 150 kilómetros» de un punto a otro.

PASEN Y VEAN…
La exposición es intuitiva, sin recorrido guiado pero con paneles informativos que aportan datos sobre cada reptil como «su distribución geográfica, alimentación, reproducción, nombres nominales y científicos…». Lo mejor, sin lugar a dudas, es que «no hay límites de tiempo». «La gente puede estar todo el día», apunta Durand, siempre dispuesto a resolver cualquier duda a lo largo de una muestra que, como mínimo, requiere «una hora u hora y media» de visita.

El «mejor público», a su juicio, es el infantil. «Les fascinan los reptiles», y al parecer transmiten su interés a los padres. En Burgos, por ejemplo, se han dado casos de familias que «han repetido hasta tres o cuatro veces». Y siempre hay un clásico: los que antes de entrar «tienen miedo» pero que al final vencen sus temores y «salen encantada».

Dentro de su eterna gira europea, La Faune Reptilienne ha realizado tres incursiones por España. Después de recorrer la Comunidad al completo en esta última entrega, la familia se trasladará al sur el año que viene para exponer sus singulares animales en Andalucía.

A modo de balance, Durand destaca el crecimiento paulatina de una aventura itinerante que nació «con muy pocos animales» para sorprender a escolares de Francia -su país natal- y del resto de Europa. Quién le iba a decir al abuelo Pierre que, 40 años después, su peculiar propuesta del mundo reptil se consagraría como la referencia más importante de su ámbito.

Fuente: elcorreodeburgos.com

Comentario