Blog

jma
10/01/2017
Normativa No hay comentarios

Transportar ganado tendrá menos exigencias

Transportar ganado tendrá menos exigencias.

El Gobierno publica el real decreto que desarrolla el reglamento original de la Comisión Europea del año 2005 para transportar ganado. El cambio vincula a los viajes de menos de doce horas de trayecto.

Transportar ganado tendrá menos exigencias

Transportar ganado. La UE marcó el camino con un reglamento en 2005 y el Gobierno ahora lo adapta (trasposición en términos jurídicos) con un real decreto. El Ministerio de Agricultura acaba de publicar la norma que fija los criterios para que el ganado que sea transportado lo haga en las mejores condiciones sanitarias y de bienestar. Ya sea desde que salen de la explotación con destino al matadero para ser sacrificados o son transportados con destino a otra explotación para seguir su ciclo de vida.

El decreto gubernamental afecta a transportistas y «a los demás operadores que intervengan directa o indirectamente en el transporte de animales en relación con una actividad económica». A los ganaderos no les vincula, aunque están a la expectativa.

«La burocracia es tremenda a la hora de transportar ganado y no es de extrañar que los transportistas trasladasen posibles costos aunque aún es pronto para saberlo», recela Enrique de Muslera, presidente de la Asociación de Ganaderos del Reino, aunque admite que le falta conocer al detalle el nuevo decreto. «Desde que el ganado se sube a un camión es responsabilidad del transportista, no del ganadero, eso está claro. Lo mismo que nunca se va a subir un animal que esté cojo o defectuoso», zanja De Muslera.

«No les va a afectar, y menos negativamente, a los transportistas. Más bien el decreto va en su favor. Y menos tienen que inquietarse los ganaderos con esta normativa», explica el director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura, Antonio Cabezas.

Publicado en el Boletín Oficial del Estado del 9 de diciembre, no entrará definitivamente en vigor hasta diciembre de este 2017 al tener un periodo transitorio de aplicación de un año.

El real decreto sustituye a otro que se dictó en 2006, que ahora es derogado. Lo que hace, según diversas fuentes consultadas, es poner al día la normativa en este asunto, sin que ello suponga una mayor restricciones para transportar ganado o más requisitos en lo que se denomina bienestar animal.

Por bienestar se entienden conceptos como la densidad máxima de animales que debe tener cualquier medio de transporte de ganado, la ventilación o el tiempo máximo de cada viaje. Las obligaciones para los transportistas son prácticamente las mismas. No obstante, el nuevo real decreto aborda de forma concreta tres aspectos a tener en cuenta.

Por ejemplo, relata Cabezas, a los transportistas no se les va a exigir llevar en las cabinas de sus vehículos los libros de registros. Con que estén disponibles y actualizados en las sedes sociales de sus empresas es suficiente. En cambio, el resto de documentos que se deben acompañar en el viaje sigue siendo necesario llevarlos.

Sin GPS

Del mismo modo, se les reducen algunos requisitos para los que hagan transportes de menos de 12 horas de duración. Por ejemplo, no se les exigirá tener GPS ni control de temperatura instalados ni sistema de ventilación forzada si el trayecto es inferior al medio día de duración. Esto es, se hace más fácil el traslado para los transportistas.

Y aparece un tercer aspecto reseñable en el real decreto. Se establecen los sitios por donde los camiones deben entrar obligatoriamente cuando se traten de comerciar con países terceros, esto es, que no están dentro del territorio de la UE.

«Es un asunto importante para el control sanitario, por el asunto de las desinfecciones y que mejorará sin duda las garantías veterinarias y alimentarias», reafirma el director general de Ganadería.

El real decreto auspicia, de otra parte, cierta sospecha de repercusión en los bolsillos de los ganaderos al toparse con la disposición adicional única. En ella se hace referencia a la necesidad de contención del gasto público para subrayar que «las medidas incluidas en esta norma no podrán suponer incrementos de dotaciones ni de retribuciones ni de otros gastos de personal».

Cabezas descarta cualquier repercusión negativa para el campo. «Es una obligación estándar que se impone en cada norma el Gobierno ante la Comisión Europea pero no tiene nada ver con los ganaderos», concluye.

«Tenemos en Europa unas normativas muy garantistas en casi todo. Y en transporte animal lo mismo frente a lo que por ejemplo en Estados Unidos, donde hay meras recomendaciones. Aquí son reglamentos o decretos. Esto no es malo porque ante otros países terceros que nos compran ganado es un buen reclamo pero es cierto que la burocracia que se exige es elevada», resume Alberto Herranz, que ha sido gerente de la Asociación Nacional de Transportistas de Ganado (Anta).

Desde la asociación se analiza aún el contenido del decreto aunque se confirma que no acarrea grandes cambios, relata a HOY Natalia Febrell, técnico de Anta. Febrell confirma que la entrada en vigor del decreto no supone un incremento alguno de los costes para los transportistas.

 

Comentario