Blog

jma
06/12/2016
Noticias No hay comentarios

Transporte de animales de laboratorio, ¿Las aerolíneas bloquean la ciencia en España?

Transporte de animales de laboratorio, ¿Cómo es posible que las aerolíneas bloqueen la ciencia en España?

La científica Teresa Giráldez alerta del fin de la investigación en Canarias por el embargo aéreo.

transporte de animales de laboratorio

Durante la última semana, han saltado las alarmas por un tema muy grave para la investigación en nuestro entorno: las compañías aéreas que realizaban el transporte de animales de laboratorio entre la península y las Islas Canarias han dejado de ofrecer este servicio. Nuestros proyectos de investigación están, literalmente, parados.

Este hecho aparentemente simple (la cancelación de un servicio ofrecido por dos líneas aéreas) tiene consecuencias catastróficas sobre más de 30 proyectos de investigación en las islas, llevados a cabo por grupos de investigación en las Universidades de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria, así como en los Hospitales Universitarios de Tenerife y Gran Canaria. Más allá de la incuestionable utilidad social de la investigación biomédica, cuya aplicación final en beneficio de los seres humanos depende críticamente de la utilización adecuada y legalmente regulada de animales de experimentación, se hace patente una realidad innegable: no estamos en igualdad de condiciones con el resto de laboratorios en nuestro mismo país.

Una cosa es «no estar en igualdad de condiciones» y otra distinta es «no ser iguales». En otras palabras: ¿es esto una simple pataleta? Los parámetros que miden la calidad de la investigación biomédica están claramente establecidos y se pueden representar por el número y la calidad de los proyectos de investigación (subvenciones) concedidos en las instituciones, así como el número de artículos científicos y/o patentes publicados en una franja temporal reciente. De acuerdo a estos parámetros, estamos a la altura de la mayoría de las instituciones públicas de nuestro país que llevan a cabo investigación biomédica. Es más, no sólo estamos a la altura, sino que en los últimos años hemos crecido considerablemente, aumentando la proporción de subvenciones nacionales y europeas en biomedicina. Hace un año, sin ir más lejos, dimos un paso importante al conseguir un proyecto del Consejo Europeo de Investigación (2,5 millones de euros), en una de las convocatorias más competitivas de Europa. Por tanto, podemos decir que llevamos a cabo investigación biomédica competitiva, con gran potencial, apoyada y financiada por el Gobierno español y la Unión Europea. Es decir: somos iguales, pero no estamos en igualdad de condiciones con el resto de investigadores del territorio español.

La razón de esta desigualdad es principalmente geográfica: no hay alternativa razonable al transporte aéreo para transporte de animales de experimentación a Canarias. Esto en principio no debería suponer un problema, ya que este medio de transporte es el más seguro, rápido y sobre todo el más adecuado para el bienestar animal. En una palabra, el más eficiente. Esto queda patente en el hecho de que el transporte aéreo es el medio usado para el fin que nos ocupa en todo el mundo, ya que está claramente regulado y es perfectamente compatible con el transporte de pasajeros. ¿Cuál es entonces nuestro problema? ¿Qué nos impide utilizar el sistema que se está usando en todos los laboratorios de España? Sencillamente, que estas dos compañías han suspendido dicho servicio sin ofrecer una explicación satisfactoria. Durante meses, se mastica nuestro recurrente lema: «Tiene que haber una solución». Pese a todos nuestros intentos, las alarmas saltan definitivamente cuando el envío más reciente de ratones, para el estudio de la artitis reumatoide, se queda parado en Madrid. Ha llegado a España, pero de ninguna manera pueden llegar a Canarias. Ninguna compañía parece «poder» realizar el servicio, y los investigadores canarios, atónitos, no obtenemos ninguna explicación. ¿Cómo es posible que, sin explicaciones, las líneas aéreas puedan tomar decisiones que afectan de manera crucial a la ciencia financiada por el Gobierno de España y la Unión Europea, con dinero público? Parece increíble, surrealista.

La insularidad conlleva un número de impedimentos con los que estamos acostumbrados a convivir. Sin embargo, ninguno de ellos ha sido hasta el momento limitante para el desarrollo de nuestra investigación, ni nos ha diferenciado de una manera tan evidente con el resto de nuestro país. ¿Cuál es la solución a este problema? Este es un asunto político, ya que sin lugar a dudas se trata de un problema de interés público. Son ahora las autoridades las que deben tomar medidas que aseguren el final de esta discriminación. De otro modo, nos enfrentamos no a un paso atrás, sino al final de la investigación biomédica de calidad en Canarias. Y cuando digo investigación biomédica de calidad, me refiero a la única calidad posible: aquella que beneficia directamente a la sociedad, contribuyendo al conocimiento de la enfermedad y desarrollando mejores cuidados para la salud, incluyendo nuevos tratamientos o procedimientos diagnósticos.

Fuente: elpais.com

Comentario